La receta del día… «Lomo con queso y pimientos»

    INGREDIENTES (para 4 personas):
    8 filetes de lomo de cerdo
    8 lonchas de queso brie
    200 gr. de pimientos del piquillo
    2 dientes de ajo
    1 cucharada de azçúcar
    50 ml. de vino blanco
    4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
    1 rama de perejil
    Pimienta
     
    ELABORACIÓN:
    Pelar los ajos y partir en láminas finas. Calentar la mitad del aceite en una sartén antiadherente y sofreír hasta que se doren. Escurrir los pimientos, reservando el jugo de conservación, y cortar en tiras. Agregar a la sartén y saltear unos instantes. Incorporar el azúcar y el vino, y dejar evaporar. Verter 3 cucharadas del jugo de los pimientos, dejar cocer durante 1 minuto, removiendo, y retirar.
    Salpimentar los filetes y asar, en una plancha engrasada con el resto del aceite, 2 minutos por cada lado. Colocar 1 loncha de queso sobre cada uno y proseguir la cocción hasta que se funda ligeramente. Repartir los filetes en cuatro platos llanos y servir acompañados de los pimientos y decorados con el perejil lavado y seco.
     
    VALORACIÓN NUTRICIONAL:
    La carne de cerdo tiene un contenido en macronutrientes diferente en función de la edad de sacrificio, el tipo de alimentación y la pieza de consumo. Las proteínas se consideran de alto valor biológico, pues contienen aminoácidos esenciales en cantidades equivalentes a las necesidades del hombre. Respecto a la grasa, la proporción de grasa monoinsaturada, representada por el ácido oleico es mayor que la de la grasa saturada. Incluso contiene más cantidad de grasa insaturada que la carne de ternera. En el cerdo de raza ibérica la proporción de grasa monoinsaturada es mayor todavía, debido principalmente a la alimentación del animal. La carne de cerdo se puede considerar una buena fuente de minerales, entre los que destacan el hierro hemo y el zinc. En cuanto a su contenido de vitaminas, es una de las carnes con mayor cantidad de tiamina y constituye también una buena fuente del resto de vitaminas del grupo B, con excepción del ácido fólico.
    El principal componente del pimiento es al agua, seguido de los hidratos de carbono, lo que hace que sea una hortaliza con un bajo aporte calórico. Es una buena fuente de fibra y, al igual que el resto de verduras, su contenido proteico es muy bajo y apenas aporta grasas.
    En cuanto a su contenido en vitaminas, los pimientos son muy ricos en vitamina C, sobre todo los de color rojo. Son buena fuente de carotenos, entre los que se encuentra la capsantina, pigmento con propiedades antioxidantes que aporta el característico color rojo a algunos pimientos.
    También es destacable su contenido de provitamina A (Beta caroteno y criptoxantina) que el organismo transforma en vitamina A conforme lo necesita, folatos y de vitamina E. En menor cantidad están presentes otras vitaminas del grupo B como la B6, B3, B2 y B1. Su contenido en las citadas vitaminas C y E, junto con los carotenos, convierten al pimiento en una importante fuente de antioxidantes, sustancias que cuidan de nuestra salud.
    Entre los minerales, cabe destacar la presencia de potasio. En menor proporción están presentes el magnesio, el fósforo y el calcio.
    (Receta y foto vía Lecturas)
     
     
    UNIDAD DE NUTRICIÓN, ALIMENTACIÓN Y METABOLISMO
    Dr. Jesús Bernardo García
    Tlf. Consulta: 664 21 45 45 – 984 18 03 03