SABÍAS QUÉ… CEBOLLA MORADA

    SABÍAS QUÉ… CEBOLLA MORADA

    La cebolla morada, también conocida como cebolla roja, es una excelente opción para aportar sabor y color a tus comidas. Dado que es ligeramente más suave que las variedades blancas. Se suele consumir cruda en sándwiches, hamburguesas y ensaladas.

    La evidencia científica sugiere que, gracias a su alto contenido de flavonoides y compuestos de azufre, este tipo de cebolla puede tener propiedades saludables incluso más potentes. Al estar cargada de antocianinas y otros flavonoides, la piel de esta cebolla adquiere su tonalidad púrpura tan distintiva. Se estima que la cebolla morada contiene aproximadamente 25 antocianinas diferentes.

    Hallazgos científicos recientes indican que además de su efecto antioxidante y su poder para combatir los radicales libres, las antocianinas también exhiben propiedades antiinflamatorias, antivirales y anticancerígenas.Su consumo ha sido vinculado con un menor riesgo de desarrollar condiciones comunes y crónicas, desde los resfriados y las infecciones del tracto urinario hasta la hipertensión, las enfermedades cardíacas, el cáncer, la demencia y la obesidad.

    La cebolla morada debe su color a la presencia de antocianinas en las capas superficiales de cada anillo. Estos compuestos también son responsables del color morado en otras frutas y verduras, por ejemplo las berenjenas, los arándanos, el maíz morado, ecamote morado y las cerezas. Al ser un tipo de pigmento soluble en agua, las antocianinas se desvanecen rápidamente y es por eso que la cebolla morada pierde su color durante la cocción.

    En adición, las variedades moradas son ricas en vitamina C, quercetina, compuestos de azufre, hierro, cromo, fibra y otros nutrientes esenciales para nuestra salud.

    Todas las cebollas, especialmente la morada, están dotadas con propiedades antitumorales y anticancerígenas.  La evidencia científica confirma que la cebolla y otros bulbos de su familia (ajopuerrocebolleta, etc.) son ricos en compuestos activos muy especiales, cuyo efecto puede inhibir exitosamente el desarrollo de células cancerosas.

    Por otra parte, sus compuestos de azufre ayudan a disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol malo (LDL), a la vez que favorecen el aumento del colesterol bueno (HDL). Se ha observado que existe un vínculo entre estos compuestos y una mejora en la función de la membrana celular de los glóbulos rojos, así como en la utilización de oxígeno, todo esto conduce a un mejor metabolismo de las grasas y una mejor función cardiovascular.

    Otro beneficio a tener en cuenta es su poder anticoagulante (fibrinolítico), el cual influye para prevenir la formación de coágulos que puedan obstruir las arterias y conducir a trastornos cardíacos.

    Además, las cebollas moradas son una buena fuente de cromo, mineral cuya acción ayuda a reducir el azúcar en sangre y aumenta la sensibilidad celular a la insulina. De hecho, diferentes investigaciones han informado que la deficiencia de cromo aumenta el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades del corazón a largo plazo.

    En adición, es un vegetal con bajo índice glucémico y pocas calorías, de ahí que la mayoría de los diabéticos puedan usarla de forma segura para aportar sabor y textura en sus comidas.

    Otro de los usos medicinales más conocidos de la cebolla morada es el alivio de los síntomas gripales o del resfriado. Suele ser un remedio muy efectivo para la tos, el dolor de garganta, la congestión nasal y el exceso de flemas. Algunas preparaciones populares son la tintura, el jugo, el jarabe y el té de cebolla. Por lo que incluir la cebolla morada cada día en tu alimentación es una forma sencilla de fortalecer tus defensas y prevenir infecciones comunes.

    UNIDAD DE NUTRICIÓN, ALIMENTACIÓN Y METABOLISMO
    Dr. Jesús Bernardo García
    Tlf. Consulta: 664 21 45 45 – 984 18 03 03