La receta del día… «Pepinos rellenos de ensalada de arroz y atún»

    INGREDIENTES (para 4 personas):
    200 gr. de arroz largo
    2 zanahorias
    2 pepinos
    80 gr. de atún en conserva
    4 cucharadas de aceitunas verdes deshuesadas
    50 gr. de maíz dulce
    5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
    Pimienta
    2 cucharadas de vinagre de Jerez
    Rúcula
     
    ELABORACIÓN:
    Cocer el arroz en agua salada, 16 minutos. Escurrir y refrescar con agua fría. Raspar las zanahorias, lavar y picar. Picar también las aceitunas. Lavar y secar las hojas de rúcula.
    Pelar los pepinos y cortar por la mitad, a lo largo. Vaciar ligeramente con una cucharilla. Picar la pulpa y mezclar con el arroz, el atún escurrido, las zanahorias y las aceitunas.
    Preparar una vinagreta batiendo el aceite con el vinagre de Jerez y una pizca de sal y pimienta. Aliñar con ella la preparación anterior y rellenar las barquitas de pepino. Servir acompañadas por las hojas de rúcula lavadas.
     
    VALORACIÓN NUTRICIONAL:
    El pepino es una hortaliza de bajo contenido calórico debido a su reducido contenido en hidratos de carbono, en comparación con otras hortalizas, y a su elevado contenido de agua.
    Aporta pequeñas cantidades de folatos y en proporciones aún menores, tiamina y niacina. El aporte vitamínico más elevado es el de vitamina C. En su piel se encuentran pequeñas cantidades de b-caroteno, pero una vez que se pela el pepino, su contenido se reduce casi a cero. El pepino no se considera una hortaliza rica en minerales, si bien el más abundante es el potasio. En menor proporción se hallan el fósforo, magnesio y hierro. En la composición del pepino está presente una pequeña proporción de b-sitosterol: esterol que se encuentra de forma natural en el mundo vegetal donde cumple la función de mantener la estructura y el funcionamiento de las membranas celulares.
    El componente principal del arroz es el almidón, un hidrato de carbono presente en los cereales, en las hortalizas radiculares como las zanahorias y en los tubérculos. Se compone de amilosa y amilopectina, siendo la proporción de cada una la que determina las características culinarias del producto. A mayor proporción de amilopectina, más viscosos y pegajosos estarán los granos entre sí. El contenido de proteínas del arroz ronda el 7%, y contiene apreciables cantidades de tiamina o vitamina B1, riboflavina o vitamina B2 y niacina o vitamina B3, así como fósforo y potasio. Sin embargo, en la práctica, con su refinamiento y pulido, se pierde gran parte de su contenido en minerales y vitaminas del grupo B, quedando por tanto convertido en un alimento sobre todo energético.
    (Receta y foto vía Lecturas)
     
     
    UNIDAD DE NUTRICIÓN, ALIMENTACIÓN Y METABOLISMO
    Dr. Jesús Bernardo García
    Tlf. Consulta: 664 21 45 45 – 984 18 03 03