SABÍAS QUÉ… HAMBRE EMOCIONAL

    SABÍAS QUÉ… HAMBRE EMOCIONAL

    El  término hambre emocional hace referencia a ese estado en el que  se come con mucha ansiedad sin tener hambre real. Es un tipo de trastorno alimentario que se relaciona con los conflictos anímicos y emocionales. 

    La diferencia fundamental con el hambre físico es que éste llega de forma gradual (poco a poco vamos sintiendo la necesidad de comer), mientras que el hambre emocional llega de forma repentina, sin avisar, y necesita ser satisfecha de forma rápida, generalmente con productos muy específicos y normalmente poco saludables. Debido a esto, posteriormente aparece el sentimiento de culpa, porque la persona sigue sin sentirse bien ni satisfecha, debido a que el origen de su problema no se ha resuelto con la comida.

    De esta manera, los atracones de comida se convierten en una herramienta fácil para aliviar a corto plazo la tristeza, el estrés, la ansiedad o el aburrimiento, pero a medio y largo plazo, provocan un aumento de sentimientos negativos, de forma que se recurre a la comida como consuelo, para intentar controlar el estado de ánimo y sentirse mejor. Esto provoca un  círculo vicioso del que pude ser complicado salir sin la ayuda de un especialista.

    Una manera de evitar esto, es planificando las comidas con antelación o llevando un diario de comidas, para así saber exactamente que comer y a qué hora. Por otro lado, el hambre emocional está muy relacionado con el consumo y abuso de alimentos azucarados y dulces procesados. Por ello, se recomienda evitar  tener alimentos insanos en casa y en su contra, optar por opciones saludables para comer entre horas, como por ejemplo: yogures, frutas, frutos secos, etcétera.

    UNIDAD DE NUTRICIÓN, ALIMENTACIÓN Y METABOLISMO

    Dr. Jesús Bernardo García

    Tlf. Consulta: 664 21 45 45 – 984 18 03 03